Balance de fin de año

Mi querido Dios
Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que amo y he amado
a las amistades nuevas y los antiguos amores,
los más cercanos a mí y los que estén más lejos,
los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,
con los que compartí la vida, el trabajo,
el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,
por el dinero mal gastado,
por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
y perdón por la inconsciencia
También por la oración que poco a poco fui aplazando
y que hasta ahora vengo a presentarte.
Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año
te pido para mí y todas las personas la paz y la alegría,
la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría para amar
Quiero vivir cada día con optimismo y bondad
llevando a todas partes un corazón lleno
de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios
a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno
que mi espíritu se llene sólo de bendiciones
y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que,
cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí
encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos
a repartir felicidad. Amén

El verdadero sentido de la fiesta de los Inocentes

Aunque ya han pasado unos días de la fiesta de los santos inocentes, o precisamente por eso, intentamos hoy recuperar el verdadero significado de esta fiesta, que nada tiene que ver con los petardos y los monigotes. De hecho es un recordatorio que nos centra en su cruda realidad y nos muestra de qué está hecha la infancia de Jesús, y por tanto, la propia Navidad y Humanidad de Dios. Hoy la reflexión es de David Martín, responsable de Pastoral del Colegio Apostolado de Valladolid y compañero de CVX:
(Mt 2, 13-18) Es fácil hablar de Navidad en nuestros hogares cálidos, cuando, salvo algún que otro problema no excesivamente trascendente, nos va relativamente bien y no nos cuesta desear feliz Navidad, que difícil cuando nos sentimos como los inocentes, incomprensiblemente sufrientes. El fragmento de los Inocentes, sí. Parece paradójico en medio de estas fiestas de “alegría y placer”, como dice el villancico. Tan paradójico y contradictorio que hasta lo hemos diluido en un día de bromas.

Pero la esencia de la Navidad está ahí: el dolor, el sufrimiento, el abandono, la soledad, el desaliento, el sinsentido… La inocencia sufriente, representada en unos niños y unas madres… Y Dios que parece ocultarse. El grito desgarrado de Raquel ¿Por qué? ¿Dónde estás ahora? «¡¡Maranatha!!» que en arameo era una palabra compuesta que significa "Señor nuestro ven".

Y allí en medio de ese desgarro, otro niño y otra madre, germen de nueva esperanza, es el «Emmanuel», Dios con nosotros.

Es Navidad sí, es el tiempo en el que Dios se com-padece de manera tal con el inocente que sufre, que no puede por más que querer estar a su lado. No como solución al dolor, sí como mano cálida cargada de amor, que hace renacer como del rescoldo la esperanza perdida.

Hoy en nuestro mundo la Navidad sigue teniendo sentido, pues el sufrimiento del inocente, pequeño o mayor, cercano o lejano, sigue gritando «¡¡Maranatha!!», sigue queriendo tener esperanza en la desesperanza.
¿Queremos ser Navidad-nueva esperanza-mano cálida-Dios con nosotros para todos ellos? ¿Sí? Entonces podremos decir FELIZ NAVIDAD. 
David Martín
Con especial mano cálida para los que comparten estos días con el dolor.

Abecedario de Navidad

En medio de tantas luces publicitarias, vamos a encender una candela sincera. Entre tantas palabras vacías e interesadas, vamos a recordar el abecedario que Dios nos enseña en su nacimiento:
- Acogida de Dios a la condición humana, para que los hombres acojamos a Dios.
- Bondad, abierta y descarada, ahora que no está de moda.
- Compañía del que está solo y desamparado.
- Delicadeza que respeta nuestra libertad y nos pide ser abrazado.
- Escucha, nada de tu vida le es ajeno.
- Fragilidad, que llama a tu colaboración.
- Grandeza, no le robaron la vida, sino que la entregó.
- Humildad, para que todos valgamos más junto a Él.
- Inquietud por la oveja que le falta, aunque tenga 99 en el aprisco.
- Justicia, para que nadie sea más que nadie.
- Kultura alternativa, lógica ilógica que nos descoloca.
- Luz, sobre todo para cuando recorras los caminos más sombríos.
- Maternidad de María, que nos hace hijos y hermanos.
- Niño, para que no nos creamos demasiado mayores.
- Ñoñería y beatería es lo que más le fastidia de los cristianos.
- Oportunidades para volver a Él = 70 x 7
- Pasión por el género humano, aunque no lo merezcamos.
- Querer, el verbo que Jesús sabía conjugar con todas las personas.
- Regalo, el que Jesús desea lo llevas ya puesto... ¿o es que lo has perdido?
- Sanar, el otro verbo que Jesús manejaba como nadie.
- Tú, la persona que más le interesa.
- Unidad, eso que no sabemos hacer y que él quiere que hagamos.
- Valentía, pues si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?
- Wikipedia no te resolverá las preguntas del alma, pero Él sí.
- Ya, el tiempo más oportuno para ayudar al otro.
- Zurcir un plan maravilloso, lo que Dios hace misteriosamente con tus acontecimientos, sentimientos y circunstancias.
¡Feliz Navidad!

Oración: Navidad. Creo en Dios encarnado

En nuestras ciudades las luces avisan que ha llegado la Navidad. Suenan villancicos. ¡Navidad! ¡Dulce Navidad!
Y a veces tantas luces se olvidan de iluminar lo más importante que ocurre en Navidad: Dios abraza nuestra carne. Dios viene a vivir con nosotros, como uno de los nuestros. Dios se hace rostro cercano y comprensible para el hombre.
Así, cuando se apagan las luces de mentira, sigue brillando la luz profunda de ese Dios que trae esperanza a los cojos, a los sordos, a los ciegos, a los mudos, a los tristes, a los pequeños, a los cansados, a los heridos, a todos…


La luz verdadera que ilumina a todo hombre estaba viniendo al mundo. En el mundo estaba, el mundo existió por ella, y el mundo no la reconoció. Vino a los suyos, y los suyos no la acogieron. Pero a los que la acogieron, a los que creen en ella, los hizo capaces de ser hijos de Dios: quienes no han nacido de la sangre ni del deseo de la carne, ni del deseo del varón, sino de Dios. La Palabra se hizo hombre y acampó entre nosotros. Y nosotros contemplamos su gloria, gloria como de Hijo único del Padre, lleno de lealtad y fidelidad (Jn 1, 9-14)


Descargar Oración: Navidad. Creo en Dios encarnado

«AnteriorIndice Siguiente»

Aprenda tu corazón a amar lo que esperas (Adviento)

Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger (Marruecos) nos ha regalado una preciosa reflexión sobre qué es el Adviento y la Navidad, y sobre todo cómo hacernos nosotros "adviento-navidad":

El de Adviento es un tiempo litúrgico de preparación para la Navidad, pero el de Adviento es todo el tiempo de la Iglesia, cada día en la vida de los fieles, pues vivimos esperando a Cristo, deseando a Cristo, amando a Cristo. No me preguntes cuántos fieles hubo hoy en la celebración eucarística. Pregunta cuánto amor, cuánto deseo, cuánta esperanza había en el corazón de cada uno, y sabrás si hubo hoy un verdadero Adviento en nuestra comunidad.

Ya sé que, desde lo hondo de tu intimidad, desde la verdad de tu vida, puedes estar pensando: es que yo no amo a Cristo, yo no deseo su venida, yo no espero ninguna navidad. No tengas miedo. Has de acercarte a ti mismo antes de puedas ver que tu Salvador se acerca a Ti. Has de acercarte a tu pobreza, a tu oscuridad, a tu necesidad, a tu noche, a tus pecados...

Si no busca a Cristo el amor de tu corazón, que lo busque tu indigencia; que es el Señor amigo de indigentes, y por ellos vino a la pobreza, a la oscuridad, a la necesidad, a la noche, al pecado, pues Dios, "enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y en orden al pecado, condenó el pecado en la carne", condenó tu pecado en su carne.

Que anhele tu deseo lo que necesitas, que espere todo tu ser lo que deseas, que aprenda tu corazón a amar lo que esperas. Sube desde tu necesidad a Cristo, y Cristo vendrá a ti para ser tuyo. Vendrá y lo reconocerás, lo amarás, lo cuidarás: escucharás su palabra, recibirás su Espíritu, comulgarás su cuerpo, lo verás en la comunidad, lo abrazarás en los pobres, y recordarás siempre con gratitud que fue tu pobreza la que te abrió la puerta de la fe para que le deseases, le esperases, le amases.

Feliz tiempo de Adviento....Feliz encuentro con Cristo

Oración: No tengáis miedo

Posiblemente sea el miedo la emoción más fuerte que los seres humanos experimentamos. No hace falta explicarle a nadie qué es ni qué se siente. Por supuesto, es sano y razonable tener miedo; lo contrario nos convertiría en un peligro, pero no podemos dejar que el miedo sea quien domine nuestra vida. Y no podemos dejar que nos domine porque aunque nos avise del peligro y nos incite a actuar, lo suele hacer de forma precipitada y con una percepción distorsionada de la realidad, en la que predomina la amenaza.

Para nosotros como creyentes el miedo muchas veces surge al estar alejados de Jesús. Nos hace vivir la vida con estrechez de miras, sin arriesgar, encerrados en nosotros mismos. Más pendientes de lo que nos puede hacer daño que de lo que hay de oportunidad en la vida. La confianza en Jesús, el saber que Dios tiene la última palabra en nuestras vidas, nos hace vivir la vida abiertos a los otros, dispuestos a arriesgar por el Reino.

Por tanto no les tengáis miedo. No hay nada encubierto que no se descubra, ni escondido que no se divulgue. Lo que os digo de noche decidlo en pleno día; lo que escucháis al oído pregonadlo desde las azoteas. No temáis a los que matan el cuerpo y no pueden matar el alma; temed más bien al que puede acabar con cuerpo y alma en el fuego. ¿No se venden dos gorriones por pocas monedas? Sin embargo ni uno de ellos cae a tierra sin permiso de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los pelos de vuestra cabeza están contados. Por tanto, no les tengáis miedo, que vosotros valéis más que muchos gorriones. Al que me reconozca ante la gente yo lo reconoceré ante mi Padre del cielo. Pero al que me niegue ante la gente, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.(Mateo, 10, 26-33)




Descargar Oración: No tengáis miedo

«AnteriorIndice Siguiente»

Actitudes para acoger la Palabra de Adviento

Traigo hoy una breve pero muy certera reflexión de Jesús García Gañán, seminarista de la Diócesis de Valladolid y amigo del TdeO, que me envió estas sencillas líneas. Se pueden aplicar a cualquier ocasión en que nos acerquemos a la Palabra de Dios, pero también para acoger "al que está por venir", a Jesús en la Navidad. Porque Dios se hizo palabra... aunque los suyos no la acogieron (Jn1). Ojalá que esto no nos pase también a nosotros y sepamos acoger a Jesús, delicadeza, pobreza y palabra de Dios para nuestro mundo do hoy:

1.- Disponerse: busca un espacio y el tiempo que más te ayuden al recogimiento y el silencio interior. Comienza orando y pidiendo al Espíritu Santo que te haga sentir el amor de Dios. Reconoce tus limitaciones y pide ayuda a María para encontrar a Jesús en las palabras del texto.

2.- Leer: lee muy despacio y varias veces. Alguna vez, hazlo en voz alta, con calma y sin prisas. Usa las ayudas de tu Biblia para comprender mejor: notas, introducciones, vocabulario... Cíñete a lo que dicen las palabras. Déjate de inventos y fantasías. Lee buscando a Jesús.

3.- Escuchar: para dejar hablar a Dios haz silencio interior, así las palabras calan y suenan por dentro. Pregunta a las palabras qué mensaje traen a lo que pasa en tu vida y en tu corazón. Para escuchar hay que abrirse a obedecer a Dios sin creer que uno ya se lo sabe todo.

4.- Orar: no se trata de grandes reflexiones y propósitos, sino de expresar tus sentimientos. Busca dialogar con Dios, contarle tus cosas y responder con confianza a su Palabra. Ábrele tu corazón, comparte lo que te sucede, deja en sus manos tus penas y alegrías.

5.- Vivir: el Espíritu hace a Jesús en tu vida a su tiempo y a su forma, no a la tuya. Déjale hacer. Cuando en tu corazón sucede el amor de Dios, en tu vida pasan cosas y se te nota a Jesús. Lo que más estorba a la acción de la Palabra es creer que es solamente nuestra acción.

Una vigilia por la esperanza

 Ayer en la Iglesia de los jesuitas de Ruiz Hernández celebramos un año más la tradicional Vigilia de la Inmaculada. En esta ocasión este tiempo de oración fue una invitación a dejarnos contagiar por la mirada esperanzada de María.
Guiados por las reflexiones, textos y canciones que había preparado la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) fuimos descubriendo cómo Dios se hace presente en las realidades que a veces nos resultan más complicadas. La luz de la mirada de María, que descubre agradecida la presencia de Dios en su vida y en el mundo, iluminó tres realidades que nos tocan muy de cerca:

La crisis económica, nuestras dificultades como cristianos para vivir en medio de una sociedad con valores a veces opuestos a los nuestros, y la monotonía de la vida que oculta la importancia de lo pequeño fueron los tres tiempos reflexión. Siempre con el deseo de descubrir cómo aparece Dios como oportunidad de cambiar a mejor en medio de ellos. Así, pedimos a María que nos ayude a mantener nuestra esperanza en ese Dios que siempre se abre camino en nuestras vidas incluso cuando más nos cuesta verle.
Esto, que simbolizamos con varios candiles que desde María iluminaban nuestras realidades, puede ayudarnos este tiempo de adviento a preguntarnos sobre qué Dios estamos esperando.

María y vivir contracorriente

Ahora que se acerca la fiesta de la Inmaculada quiero compartir con vosotros una reflexión sobre María. A veces hemos idealizado o edulcorado la figura de la Virgen, cuando la realidad histórica nos habla de una mujer de valores muy cotidianos y actuales. Entre otras muchas virtudes, tenía la capacidad de decir "sí" a Dios, subordinando sus propios planes; y ser fiel a esa palabra dada. Esta fidelidad debió de darle muchos sufrimientos e incomprensiones, pero esto no la detuvo ni un ápice del camino que el Señor había pensado para ella y para su hijo.
En el actual contexto de crisis económica por un lado, y de crisis de valores por otro (más profunda y grave esta segunda) podemos ver en María un referente firme y sólido de actitudes absolutamente necesarias en el contexto presente.

Nuestra comunidad CVX ha preparado con esmero la Vigilia de la Inmaculada en la iglesia de jesuitas. Si vives en Valladolid (España, aunque tenemos muchos seguidores del otro Valladolid, el de México, un saludo) estáis todos invitados a participar de este momento precioso de oración y reflexión en torno a María, el próximo miércoles 7 a las 22:00h. en c/Ruiz Hernández. ¡Os esperamos!
Una pequeña parte de esa Vigilia es este texto, que gira en torno a esa fidelidad y resiliencia de María frente a la incomprensión circundante: 

No me fijo ya más
en el acero frío de la crítica, 
porque su dureza rápida y atrevida
no sabe nada
del amor que me empuja.

No pierdo el tiempo
intentando acomodar mi respuesta
a lo comúnmente aceptado,
porque no serían ya
ni mi tiempo ni mi respuesta.

No malgasto mis palabras
donde sé que no van a ser escuchadas,
pero las reservo como potente energía
que me llevan a estar
simplemente donde debo estar.

No te negaré más, Señor,
ni me harán renunciar a Ti, 
porque eres lo valioso de mi pasado,
el horizonte de mi futuro
y la vida sostenida en mi presente.

Reflexión completa de esta parte aquí (la Vigilia tendrá mucho más y mejor...)

Oración: Creo en Dios Creador

Dios creador es la primera imagen que utiliza la Biblia para contarnos quien es Dios. Probablemente es también uno de los primeros relatos que aprendimos sobre Dios siendo niños. Y es que, casi sin darnos cuenta, en ese relato podemos encontrar el sentido de lo que somos. Encontramos a un Dios que es origen de todo lo que existe, y cuya única motivación es amar. Conocer un Dios así, que me ha creado desde la más absoluta gratuidad, a nadie puede dejar indiferente. El origen de mi ser está en ese amor primero de Dios que desde siempre ha conocido mi nombre y que ha puesto delante de mí toda su creación para que disfrute y participe de ella.

¡Aleluya!
¡Alabad al Señor desde los cielos, alabadlo en las alturas!
¡Alabadlo, todos sus ángeles, alabadlo todos sus ejércitos!
¡Alabadlo, sol y luna, alabadlo, estrellas lucientes!
¡Alabadlo, cielos altísimos, y aguas que estáis sobre los cielos!
Que todos alaben el nombre del Señor,
porque él lo ordenó y fueron creados,
él los sometió para siempre jamás a una ley inalterable
¡Alabad al Señor desde la tierra,
monstruos marinos y todos los océanos,
fuego, granizo, nieve y nubes,
viento impetuoso que ejecuta sus órdenes,
montañas y todas las colinas,
árboles frutales, cedros todos,
bestias salvajes y todos los ganados,
reptiles y pájaros que vuelan,
reyes del mundo y pueblos todos,
príncipes y todos los jefes de la tierra,
los jóvenes y también las doncellas,
los viejos junto con los niños!
¡Alaben todos el nombre del Señor,
Porque sólo su nombre es sublime,
su majestad se alza sobre los cielos y la tierra!
Él ha hecho fuerte a su pueblo.
Él es el orgullo de todos sus fieles,
de Israel, su pueblo entrañable. ¡Aleluya!
(Salmo 148)




Descargar Oración: Creo en Dios Creador

«AnteriorIndice Siguiente»

Los auriculares más importantes del mundo

Aquí dejo un vídeo precioso. Es mudo, como la oración. En él se trata de un padre (Dios) y la comunicación que tiene con su hija (nosotros). En nuestra relación con Dios pueden surgir distintos tipos de incomunicaciones:
  • Creer que rezar es una comunicación unidireccional: nosotros tenemos sólo un micrófono (emitimos peticiones) pero no auriculares (respuesta)... quizá Dios nos escuche, pero no nos responde.
  • Preferir hacernos los sordos, no descolgar el teléfono, vivir de espaldas a Dios, no vaya a ser que hable... Esta postura es la más cómoda, porque dios sería aquí "algo" del que me desconecto fácilmente, en vez de "Alguien" a quien vincularme.
  • Creer que no existen los auriculares y/o que no existe Dios. Nadie nunca les ha mostrado al Dios vivo. O no les han enseñado a hablar con él y por eso creen que simplemente no se puede. Es el "dios desconocido" de la Antigua Grecia ante el que sólo se puede callar sin esperar respuesta.
Pero no, lo fascinante es que Dios está vivo, él es "Alguien" y quiere comunicarse personalmente contigo. Eres su hijo y no te va a abandonar en el silencio del vacío. Como se muestra en el vídeo, Él es el Padre bueno que estará siempre esperando a que volvamos, incansablemente, irracionalmente, inmerecidamente. Y construirá cada mañana mil tipos de audífonos, a través de cientos de personas. (Quiero pensar que nuestro taller es uno de esos auriculares mágicos; no el único, pero sí uno de ellos)
Él es, en definitiva, el más interesado en hablar contigo... ¿nunca lo habías visto de este modo?

Adviento: ad ventus

La palabra "adviento" proviene de las latinas "ad ventus", que significa, literalmente "hacia la venida" (de Jesús). Por tanto  Adviento es el tiempo en el que nos preparamos para lo que está por llegar, por acontecer, por nacer, por irrumpir en nuestra historia. Si esto fuera una clase de Lengua diríamos que el objeto directo de todas estas frases es Jesús. Él es el objeto central de todas nuestras esperanzas, anhelos, ilusiones, carencias y vacíos...

Pero para que esto suceda tenemos que estar dispuestos a abrirle la puerta de nuestro corazón a Jesús, y esto no es tan común. Solemos tener resistencias, miedos, excusas, porque en el fondo sabemos que, si le abrimos nuestro corazón de par en par, puede que cambien muchas cosas en nuestra vida. Y esto nos asusta, aunque en el fondo deseemos salir de nuestra gris y mediocre existencia sin Dios.

"Mira, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo" [Ap 3,20] ¡Atrévete a abrirle tu vida a Jesús, atrévete a ser tú mismo (que es lo que él quiere de ti)! Sólo abriendo la puerta verás que, al otro lado, hay Alguien que te espera desde siempre.

Si el Amor te escogiera y se dignara
llegar hasta tu puerta y ser tu huésped
¡Cuidado con abrirle e invitarle,
si quieres ser feliz como eras antes!

Pues no entra solo: tras él vienen
los ángeles de la niebla. Tu huésped solitario
sueña con los fracasados y los desposeídos,
con los tristes y con el dolor infinito de la vida.

Despertará en ti deseos que nunca podrás olvidar,
te mostrará estrellas que nunca viste antes;
te hará compartir, en adelante
el peso de su tristeza divina sobre el mundo.

¡Listo fuiste al no abrirle! y, sin embargo,
¡qué pobre, si lo echaste de un portazo!
(S.R. Lysaght)

Oración: San Pablo, testigo de Cristo

En esta oración podrás acompañar a San Pablo en su proceso vital de fe. Contemplando su conversión, escuchando cómo proclama su fe en Cristo e invitándote a ti a ser testigo del amor que Dios te tiene.

San Pablo recorrió kilómetros y kilómetros predicando a Jesús Resucitado, creando comunidades, animando a otros cristianos a ser fieles a la fe que habían recibido. Hoy vamos a asomarnos al modo de vivir su fe y a preguntarnos qué le puede decir hoy a nuestra vida.  


En consecuencia, un favor os pido: Que viváis a la altura del llamamiento que habéis recibido; sed de lo más humilde y sencillo, sed pacientes y conllevaos unos a otros, con amor. Esforzaos por mantener la unidad que crea el Espíritu, estrechándola con la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una es también la esperanza que os abrió su llamamiento; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, que está sobre todos, entre todos y en todos”. (Efesios 4, 1–6)



Descargar Oración: San Pablo, testigo de Cristo

«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Escuchar y acompañar

Hace tan solo unos años se consideraba a la Soledad como la enfermedad del siglo XX, ahora con la crisis económica parece que nos hemos olvidado de ellos, pero estamos rodeados de gente sola. Lo primero que nos viene a la cabeza son las residencias de ancianos o los hospitales. Pero no solo en estos sitios y en estas situaciones concretas. También están a nuestro alrededor, en nuestros quehaceres diarios, en nuestros trabajos o quizás en el mismo bloque en el que vivimos. Hay muchas personas rodeadas de gente que no están solas pero sí se sienten solas. Quizá viven envueltas en preguntas sobre sus vidas o sobre su sentido. Sin posibilidad de compartirlo con nadie, sin nadie en quien apoyarse en los momentos de dificultad o de duda. Esas personas "invisibles" para la mayor parte de nosotros no lo son para Dios. El nos invita a encontrarlos entre la multitud y escucharles y acompañarles.

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque El me ha ungido para que de la Buena Noticia a los pobres; me ha enviado a anunciar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, para proclamar el año de gracia del Señor



Descargar Oración: Escuchar y acompañar

«AnteriorIndice Siguiente»


Ecos del taller

Saboreando todavía los ecos de la pasada tanda en Jesuitas (Valladolid), vamos a ir dejando en el blog algunos testimonios, frases y comentarios de los participantes de esta última edición. Nada mejor para explicar a otros qué es el TdeO que dar la voz a quienes han pasado por la experiencia. Ahí va la primera:


Hola, os escribo esto pero no como testimonio, ni nada parecido, porque lo mío no es escribir. Os estoy muy  agradecida , pero mucho más a El. Llevo toda la vida queriendo hacer algo así: aprender a buscarle, a sentirle y lo más importante a escucharle; me habéis enseñado a no orar con imperativos, que es como acostumbro a hacer, siempre con un "dame, escuchamé, pidemé....

Tengo una alegría dentro que no sé explicar: estoy como cuando te enamoras de alguien y sólo quieres que quedar con él. Nunca había dejado que Jesús tomara la iniciativa y dejarle estar conmigo en silencio y no sabéis  la paz que Él me da.

Sé que me falta mucho camino, estoy en Kinder y todavía lo que me queda para acabar la carrera, pero ahora no lo hago por obligación o rutina sino porque me apetece y mucho.

Muchas gracias y perdonad que no me sepa expresar mejor. Un abrazo, BG

Oración: Creo en Dios Padre

Comenzamos con esta oración un recorrido por algunos de las verdades de nuestra fe que proclamamos en el Credo. A lo largo del año iremos ofreciendo algunas oraciones para que nos ayuden a interiorizarlas y rezar sobre ellas. Aquí tenéis la primera: Creo en Dios Padre...

Nos suele pasar que cuando tenemos la experiencia profunda de haber encontrado a Dios en nuestra vida o de asomarnos a su misterio, nunca tenemos palabras suficientes para explicar lo que vivimos o sentimos. Para hablar a otros de nuestra experiencia buscamos imágenes o comparaciones que nunca abarcan todo lo que queremos contar. Seguro que algo parecido le pasó a Jesús cuando quiso hablarles a sus discípulos de su relación con Dios para que le pudieran entender. Y en ese empeño de que conociéramos mejor a Dios y su Reino nos enseñó esa forma tan sencilla y comprensible para nosotros de relacionarnos con El: “Padre nuestro”.

Pedid y os darán, buscad y encontraréis, llamad y os abrirán, pues quien pide recibe, quien busca encuentra, a quien llama se le abre. ¿Quién de vosotros, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide pescado, le da una culebra? Pues si vosotros, con lo malos que sois, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más dará vuestro Padre del cielo cosas buenas a los que se las pidan! (Mt 7, 7-11)

Descargar Oración: Creo en Dios Padre

«AnteriorIndice Siguiente»

Taller de Oración en jesuitas, un pequeño-gran comienzo

Este fin de semana un grupo de 25 personas hemos compartido el Taller de Oración organizado por CVX y que se ha celebrado en la Residencia de los Jesuitas de Ruiz Hernández.
Los asistentes, pertenecientes a diferentes movimientos y parroquias, han disfrutado sobre todo de un tiempo privilegiado de encuentro con Dios y de la posibilidad de hacer un alto en su día a día para profundizar en su vida de oración. Dos son los sentimientos que predominan al finalizar el taller. El primero de gratitud porque Dios se ha hecho presente en nuestra oración con una palabra concreta para cada uno. El segundo el deseo de seguir profundizando y creciendo en nuestra vida de oración. Que este Taller sea sólo el principio de algo que podamos llevar a nuestra vida cotidiana. Un pequeño primer paso para retomar más centrados en Dios nuestra vida de oración y nuestros múltiples compromisos.
         Ha sido mucho lo vivido y compartido en tan sólo día y medio: las oraciones, las puestas en común, las charlas, los tiempos de descanso… Hemos podido profundizar en qué es eso de hacer oración, de hablar con Dios. Hemos aprendido a disfrutar del silencio. Hemos conocido métodos nuevos de hacer oración.        Hemos aprendido lo que nos ayuda y lo que nos dificulta nuestra oración. Hemos puesto nombre a sentimientos y experiencias que ya vivíamos. Y sobre todo hemos podido adentrarnos en nosotros mismos para encontrarnos allí con Dios que ya nos estaba esperando.
         Todos los miedos iniciales -“esto no es para mí”, “yo no voy a saber”, “¿cómo se puede hacer un taller sobre algo tan personal como la oración?”, "¿es que hay más de una forma de hacer oración?" - quedaron atrás, y ya sólo queda en nosotros el poso de tanto como hemos recibido en estos días de Dios y de aquellos con los que hemos compartido la experiencia. "
          Por último desde CVX queremos también agradecer el apoyo que los jesuitas nos han brindado ofreciéndonos su casa, espacios de oración y la posibilidad de ofrecer este Taller como parte de las actividades de la Residencia Fe y Desarrollo.

¡Próxima tanda en noviembre!

Queridos seguidores del blog: por fin tenemos las fechas de la próxima tanda del TdeO: será el fin de semana del 5-6 de noviembre, en la residencia de los Jesuitas en Valladolid, c/ Ruiz Hernández 10. Comenzaremos el sábado a las 10 h. y terminaremos el domingo a las 14 h.
Esta tanda es de régimen abierto, es decir, que las comidas, cenas y alojamiento NO están incluidas en el curso; cada uno podrá irse a su casa al mediodía y por la noche. Para los que no vivan en Valladolid, podemos buscar alternativas a los interesado, ya personalmente escribiéndonos por correo: taller.oracion.valladolid@gmail.com  Es claramente la opción más económica, ya que sólo cuesta 10 € en total, e incluye todos los materiales que os vamos a entregar (que valen más).  En este tríptico está la información completa.

También está prevista otra tanda, en el Centro de Espiritualidad Diocesano, de régimen interno, es decir, con alojamiento y comidas. El precio de ésta será mayor por ello, y las fechas no podemos fijarlas aún, pero será en Cuaresma de 2012.

Anímate a inscribirte en la tanda de noviembre, que es la más asequible para todos y antes de que el curso se vaya complicando de tareas y ruidos... Ya sabes, "take your time" Ten la seguridad de que ya la estamos preparando con todo el cariño del mundo. ¡Te esperamos!

Oración: Seréis mis testigos

Aquel que experimenta una alegría profunda en su vida está deseando contarle a otros lo que le pasa. No podemos callar las buenas noticias y damos botes de alegría en nuestro interior hasta que podemos contárselo a nuestros amigos, familiares, conocidos... Cuando Jesús y el evangelio se convierten en fuente de alegría en nuestra vida, en aquello que nos da sentido, también ardemos en deseos de contárselo a otros. Toda nuestra vida se puede convertir en anuncio de una manera diferente de estar en el mundo. Aquel al que amamos se vuelve el centro de todo y le da sentido a todo. Deseamos que todos puedan conocer al Jesús que nosotros hemos conocido. Que compartan con nosotros nuestra alegría. Que se sumen a nosotros en el trabajo por el Reino.

“Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y han palpado nuestras manos, es lo que os anunciamos: la palabra de vida. La vida se manifestó: la vimos, damos testimonio y os anunciamos la vida eterna que estaba junto al Padre y se nos manifestó.”(1Jn 1, 1-2)

Descargar Oración: Seréis mis testigos
«AnteriorIndice Siguiente»

Día de difuntos

El día de todos los Santos, y el posterior día de Difuntos son dos fechas que parecen invitarnos al silencio, a la gravedad y a la reflexión. Es evidente que ni la santidad ni la muerte son "platos de buen gusto" para la sociedad actual y, sin embargo la Iglesia nos los presenta cíclicamente y juntos, insistente e inseparablemente unidos. 

Hace unos días despedí a un muy joven amigo en su funeral, tenía 14 años. Un amigo al que me hubiera gustado conocer mejor, sin duda. Allí pensaba que enfrentarse a la muerte no es sólo un mal trago que hay que pasar; sino que puede ser una oportunidad para detenernos del tiempo que nos domina, acallar el ruido que nos aturde y descubrir la vida en toda su profundidad y hondura. Y frente a esa muerte que nos devuelve a lo importante y disipa lo accesorio, la Iglesia propone antes una clara alternativa: un modo de vivir plural y auténtico (la santidad bien entendida, no como un modelo de perfección, sino como una pluralidad de caminos hacia la participación en la Vida de Dios), que dé sentido precisamente a cada vida, re-dibujada o re-enfocada por la muerte.

Ojalá que nosotros podamos descubrir en estos días esa hondura que nos une fraterna y profundamente a los demás y a Dios, como describe preciosamente esta oración: "Sólo quedarás Tú"
http://ahoraqueessilencio.blogspot.com/2010/11/solo-quedaras-tu.html

Oración: ¿Dónde puedo encontrar a Dios?

Cada uno de nosotros posiblemente tenga su propia manera de acercarse a Dios. Muchas veces nos es difícil percibir su Presencia. Y no es que El nos ha haya abandonado, que seguro que no, sino más probablemente que nosotros no estemos mirando adecuadamente, no estemos percibiendo las cosas, el mundo, a los demás… desde esa perspectiva especial que traspasa lo aparente y nos lleva a las raíz de las cosas, de las personas… A Dios lo podemos percibir en la naturaleza, a través de las maravillas creadas por El: el agua, el sol, los bosques, las montañas, el mar, los animales, el hombre…Todo ello nos habla de Dios, de su generosidad… Pero no es solo que Dios sea creador y habite en su cielo, lejos de nosotros. Dios habita en el mundo o mejor dicho, el mundo entero está habitado por Dios, facilitando así nuestro encuentro con El.

Al recorrer su ciudad y contemplar sus monumentos sagrados, he encontrado un altar en que está escrito: AL DIOS DESCONOCIDO. Pues bien, al que veneráis sin conocerlo yo os lo anuncio. Es el Dios que hizo el cielo y la tierra y todo cuanto contienen. El que es Señor del cielo y de la tierra no habita en templos construidos por hombres; tampoco tiene necesidad de que los hombres lo sirvan, pues El da a todos la vida, la respiración y todo lo demás. El creó de un solo hombre toda la humanidad para que habitara en toda la tierra, fijando a cada pueblo dónde y cuándo tenían que habitar, con el fin de que buscaran a Dios, a ver si, aunque sea a tientas, lo podían encontrar; y es que en realidad no está lejos de cada uno de nosotros, ya que en él vivimos, y nos movemos y existimos. (Hch 17, 23-29)

Descargar Oración: ¿Dónde puedo encontrar a Dios?
«AnteriorIndice Siguiente»

Las crías de la tortuga verde


Algunas personas que no han podido tener una experiencia de intimidad con el Dios-Amigo tienen miedo a que, por abrir la puerta a Dios dejen de ser ellos mismos.  Muchos jóvenes piensan esto, como si Dios fuera un "ladrón de identidades", alguien que quisiera anularles en su individualidad y restarles personalidad.

Nada más lejos de la realidad. Dios, que nos creó (pequeño-gran detalle que se nos olvida) precisamente nos quiere desarrollados y con  nuestras capacidades individuales plenamente realizadas, si no, no se hubiera molestado en hacernos... tan complicados, je, je. Esta actitud de miedo a desarrollarse plenamente me recuerda a las crías de la tortuga verde,las de esos documentales angustiosos en los que un montón de crías salen de sus huevos, en la arena de la playa, y se dirigen hacia el mar de forma instintiva. A algunas les fallan las fuerzas y no llegan, y a otras les falla el instinto y se pierden en la dirección equivocada, el caso es que ambos grupos mueren a los pocos minutos de nacer, porque no consiguen zambullirse en el mar que las libera, las alimenta y las protege. De sedientas y exhaustas que están no consiguen ordenar su "brújula interior" y encontrar el mar. Sólo un 20% de ellas consigue alcanzarlo y salvarse.

Una amiga y seguidora de este blog, Emma -poeta entre otras muchas cosas- nos ha enviado esta preciosa oración que describe muy bien cómo es la relación interior con Dios, cómo somos más nosotros mismos cuanto "más Dios" le dejemos ser a Dios (cuanto más espacio le dejemos en nuestro corazón y en nuestra vida). Se puede decir más alto pero no se puede decir más hermosamente:


Soy como soy
porque así me has creado,
soy cuanto soy
porque es tu voluntad,
yo nada soy
si no estás en mi barro
y si algo soy
lo debo a tu bondad. (...)

Por ser quien soy
te has hecho Dios humano,
por tu amor soy
dueño de tu verdad,
así cual soy
me llamas a tu lado
y lo que soy
será en Ti eternidad. 
(Emma-Margarita R. A.-Valdés)
[continúa en documento adjunto, puedes descargarlo aquí]

Vivir poseyendo vs. vivir de prestado

Hay dos formas básicas de vivir: sometido a las cosas materiales, o por encimma de ellas.

- El primer modo es el más común, es la "opción por defecto" que te ofrece la sociedad, aunque de una forma sutil y atractiva. Consiste en buscar seguridades a través de la posesión de cosas, muchas cosas... tantas que llega un momento en que te olvidas incluso de quién eres tú realmente. Ni te valoras como hijo de Dios, ni valoras a los demás como tales; sino que los conviertes (inconscientemente) en cosas también.

- Pero hay otra forma, la que vivió Jesús plenamente: consiste en poner tu seguridad en Dios, no en las cosas. Y a partir de ahí todo lo material cobra mucho menos valor, y, sin embargo, todo lo humano cobra mucha más importancia; aprendes a ver y disfrutar de lo mejor de todo ser humano, y a potenciar lo mejor de tí mismo. Descubres que las verdaderas riquezas no están fuera sino dentro de tí mismo y de cada otro.
Después de Jesús, muchos hombres y mujeres se han atrevido a vivir así (digo bien, "atrevido") desposeídamente, generosamente, libremente; sabiendo que su mayor riqueza era desarrollar lo que Dios había puesto dentro de ellos, para los demás. Incluso aunque fueran tomados por locos. Algunos nombres de estos valientes son Francisco y Clara de Asís, Teresa de Jesús, Teresa de Calcuta, Francisco de Borja, Zaqueo, Ignacio de Loyola... y una larga lista de personas anómimas que sólo están inscritas en los corazones de quienes fueron ayudados por ellos.

Es la diferencia entre "vivir poseyendo" y "vivir de prestado", como dice la cantante inglesa Dido. Unas alumnas mías han hecho con su canción este fantástico vídeo. Que lo disfrutes y te haga pensar ¿dónde pongo yo mis seguridades?


El vídeo a alta definición para descargar aquí.
El texto en Inglés y Español para reflexionar aquí.

Oración: La rutina de Dios

Hay veces en que siento mi vida como algo rutinario. Día tras día y año tras año parece que vivo una y otra vez lo mismo. El verano y las vacaciones quedan lejos, pero ya estoy esperando que regresen. Apenas he arrancado el nuevo año ya estoy cansado de nuevo mis ocupaciones de siempre, mis compromisos o mis nuevos propósitos. A veces se me hace muy cuesta arriba volver a empezar y meterme de lleno en el día a día. Dios por su parte también tiene su propia rutina: amar sin descanso. Para él no existen vacaciones, ni inicio de curso, ni estaciones... Una única ocupación llena las 24 horas de su día, los 365 días del año. Amarnos a cada uno de nosotros.

Como el Padre me ama a mí, así os amo yo a vosotros. Permaneced en mi amor. Mi mandamiento es éste: Amaos los unos a los otros, como yo os he amado. (Jn 15, 9.13)


Descargar Oración: La rutina de Dios

«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Acompañando a los refugiados

Los países situados en el Cuerno de África –Etiopía, Kenia, Somalia y Yibuti– sufren una sequía que ha agravado la crisis que ya venían padeciendo y que en algunas zonas es la más grave de los últimos 60 años. A los países mencionados se suman algunas zonas de Tanzania, Uganda y el recientemente independizado Sur Sudán.


La oración supone encontrarnos con Dios que está en lo más íntimo de nosotros mismos. Pero ese encuentro íntimo nunca es algo que nos encierra. Al contrario, si la oración no me lleva a salir de mí mismo se quedaría en algo vacío. Dios siempre me invita a mirar al mundo y a mis hermanos. Porque desde el mundo tiene una palabra para mí, y porque la palabra que me dirige es para ser vivida y proclamada en el mundo. Por eso hoy queremos traer a la oración a tantos hermanos nuestros que mueren de hambre. Para escuchar a Dios a través de la injusticia que sufren. Para que Dios nos ilumine la mejor manera de estar junto a ellos.

Pero un samaritano, que iba de viaje, llegó a donde estaba el hombre y, al verlo, se compadeció; se acercó a él y le vendó las heridas, echándoles aceite y vino; luego lo montó en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente sacó dos denarios y dándoselos al posadero, le dijo: «Cuida de él, y lo que gastes de más te lo pagaré a la vuelta».


Descargar Oración: Acompañando a los refugiados

«AnteriorIndice Siguiente»

Pero ¿Dios te habla?


Hoy os remito a un post que me parece muy interesante, de José Carlos Carneado, amigo de CVX-Sevilla. Trata de un asunto que siempre sorprende a las personas que no están "en este ambiente", con las que trabajamos o convivimos, y es cuando a veces se nos escapa hablar de Dios con una naturalidad que debe ser sorprendente. Me recuerda a una frase que me soltó una vez un padre de mi grupo de catequesis, que me dijo: "Juanda, es que tú hablas de Dios... ¡como si le conocieras!" ... y nos echamos a reír los dos.


La verdad es que el tema tiene más trasfondo del que parece, porque en el fondo en el fondo, no podemos establecer un contacto "directo" con Dios (dicen los teólogos). Pero sí que podemos tener algunas "buenas aproximaciones", como en el Taller de Oración, aunque sólo sea para desenvolvernos en la vida, que al final es de lo que se trata.

¿Cómo es eso de que Dios nos habla? Como dice José Carlos: "Aunque Dios no use el móvil, sí necesita cobertura"  http://cvxe.blogspot.com/2011/09/pero-dios-te-habla.html

Take your time

"Tómate tiempo" en Inglés se dice "tómate tu tiempo". Y creo que el matiz es importante. Siempre decimos "no tengo tiempo de hacer oración, de ayudar a los necesitados, de ..." Y es verdad que no podemos dedicar a estas cosas todo el tiempo que nos gustaría, pero eso no significa que no tengamos ningún tiempo para ello. Se nos olvida que el tiempo es nuestro, es "mi" tiempo. El problema es organizarlo en función de mis prioridades. La Madre Teresa de Calcuta nos invita hoy a replantearnos cómo son esas prioridades nuestras; éstas reorganizarán nuestras vidas y, a la larga, serán fuente de una vida más plena; priorizarán aquello que es realmente importante, aquello que " la polilla no puede deshacer ni el ladrón puede robar" (Mt 6, 19): la presencia de Dios en nuestras vidas.



Tómate tiempo para pensar,
es la fuente de poder.

Tómate tiempo para rezar,
es el mayor poder de la tierra.
Tómate tiempo para reír,
es la música del alma.
Tómate tiempo para jugar,
es el secreto de la perpetua juventud.
Tómate tiempo para amar y ser amado,
es el privilegio que nos da Dios.
Tómate tiempo para dar,
el día es demasiado corto para ser egoísta.
Tómate tiempo para leer,
es la fuente de la sabiduría.
Tómate tiempo para trabajar,
es el precio del éxito.
Tómate tiempo para ayudar a quien lo necesita,
es la llave del Cielo.
(Madre Teresa)
Por cierto, que en los próximos días anunciaremos las fechas de las próximas tandas del TdeO en Valladolid, la primera en noviembre... ¡vete reservando fechas y tomando TU tiempo!

Orar es entablar una relación



¿Con qué sentimientos nos acercamos generalmente a Él? ¿Con temor, ansiedad, vergüenza, ira, aburrimiento, obligación, esperanza, confianza, amor, gozo? El modo de relacionamos con Dios depende de las imágenes que tenemos de Él. Muchas de ellas son negativas, aprendidas en la niñez o en nuestra familia, en la educación, derivadas de la cultura o incluso de la religión: la de un mercader o prestamista con quien queremos llegar a un acuerdo, a un trato ("te prometo esto si tú me das eso"): la de un titiritero que nos maneja a su antojo a nosotros y a nuestro mundo (¿porqué le echamos la culpa de todas las desgracias o carencias?); la de un curandero a quien acudimos tan sólo en los momentos difíciles. A menudo no somos conscientes de esas imágenes que tenemos de Dios, en resumen: PRE-juicios. 




Pero Jesús nos desvela el verdadero rostro de Dios, el amoroso Padre-Madre que envía los rayos de sol y la lluvia a todos sus hijos sin distinción (Mateo 5, 45), el buen pastor que va en busca de la oveja descarriada y perdona, que da la bienvenida al pecador que vuelve al hogar (Lucas 15), etc. Y el primer paso para abandonar estas imágenes y reemplazarlas por otras más auténticas del Dios de Jesús es precisamente ponernos en oración. Una relación interpersonal crece cuando se llega a conocer mejor al otro, cuando se comparte y convive con el otro, cuando se descubre la belleza, originalidad y misterio del otro, cuando aprendemos a leer los acontecimientos de nuestro alrededor desde una perspectiva creyente, etc. Es un proceso largo, que suele durar... ¡toda la vida!


De esta forma seremos conscientes, ante todo, de que Dios desea aún más que nosotros mismos una relación profunda conmigo y está siempre dispuesto a ayudarnos en nuestro caminar. San Benito, que murió en el año 543, compuso esta oración tremendamente corta pero bien descriptiva de cómo es ese lento re-descrubrir a Dios (y re-descubrirnos a nosotros mismos): 

Padre misericordioso, danos 
sabiduría para descubrirte, 
inteligencia para comprenderte, 
diligencia para buscarte, 
paciencia para esperarte, 
ojos para contemplarte, 
un corazón para descansar en Ti 
y una vida para proclamarte 
con la ayuda del Espíritu 
de Jesucristo Nuestro Señor.

(Basado en "Orar es sencillo. 70 modos de rezar" Rex A.Pai, sj. Ed. Mensajero)

El silencio y Benjamín

Ya hemos escrito muchas veces sobre la importancia del silencio en la oración.

Pero seguiremos insistiendo, porque es una facultad que el hombre moderno parece estar perdiendo por desuso. El silencio de la oración personal es un silencio habitado, que hay que descubrir poco a poco. Para ello necesitamos que nos ayude alguien con una sensibilidad especial, y que la sabe transmitir por escrito, como es Benjamín González Buelta (sí, con "B"), jesuita español que se ha consagrado a los desheredados de República Dominicana. Su experiencia con los últimos es más que iluminadora. Os traigo hoy sólo un fragmento que describe muy bien cómo es ese "silencio habitado" al que me refiero siempre:
http://ahoraqueessilencio.blogspot.com/2011/09/el-silencio-segun-benjamin-gonzalez.html

¿Cuándo comienza "la oración de los miércoles"?

Eso es lo que muchos seguidores de este blog se preguntan. Pues bien, a partir del primer miércoles de octubre, día 5 retomamos esta interesante actividad con la que CVX Valladolid intenta ayudar y acompañar a otros en su oración.
Como el año pasado, será a partir de las 20:15 hasta las 20: 45 en la capilla de san Ignacio, en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús (jeuitas) c/ Ruiz Hernández. Es un espacio abierto a todo el que quiera compartir un tiempo de oración con otros. La oración, aunque con un marcado carácter personal, está guiada a través de textos de los evangelios, oraciones y canciones. Haz un hueco en tu agenda, ¡merece la pena! Es importante orar con otros, aunque sean desconocidos, e ir descubriendo a Aquel que nos une y nos re-conoce.

Para los muchos amigos que nos siguen por el blog, ya sabéis, cada jueves estará puntualmente colgada la oraión correspndiente. Ideal para orar en grupo o solo, si tener que prepararlo.
Aquí seguiremos subiendo contenidos complementarios, pero NO CENTRALES del Taller. Si estás interesado en asistir a una tanda completa, de fin de semana o varias sesiones, escríbenos a taller.oracion.valladolid@gmail.com

El peligro de la oración "ilusa"

Hay una imagen distorsionada sobre la oración que la considera una actividad contrapuesta al mundo “real”, a la vida cotidiana que nos toca vivir. Y es cierto que hay movimientos religiosos (católicos y no católicos) que plantean la oración como una huida del mundo. San Ignacio, maestro de oración, no recomienda "cualquier" oración, cuanta más mejor, sino que mantiene siempre una cierta “sospecha” sobre las trampas y autoengaños que puede encerrar la oración mal entendida. Incluso llega a calificar de “ilusa” aquel tipo de oración que no nos devuelve nuevamente a la vida, a la vida real de cada uno; eso sí, de una forma renovada.



La oración, para no ser “ilusa”, tiene que estar imbricada en la vida (origen) e implicada con la vida (destino). Por ello, Ignacio pretenderá llevar a la persona a encontrar a Dios en todo, partiendo de que Dios y el mundo no son dos ‘realidades’ incomunicadas y contrapuestas: hay una única historia, que es historia de salvación, sagrada y profana a la vez. Sentido unitario, el de san Ignacio, que culmina en una trabazón teñida de espontaneidad entre contemplación y acción.

Podemos señalar algunas advertencias sobre cómo la oración debe “disponernos la vida”:
- La oración ha de sacarme de mí mismo, ser la antesala del servicio, y que el servicio sea a su vez el abono de la oración, cíclicamente.
- La oración no evita ningún sufrimiento en la vida. No es un analgésico (huid de las religiones anestesiantes…) pero sí la fuerza y lucidez para encarar los sufrimientos y dificultades de la vida con otra perspectiva.
- La oración debe ser “objetivada”. La oración necesita contrastarse con nuestros actos en la vida. El “fruto” de la oración no es la consolación en ella, sino un reflejo externo en nuestra actitud vital: construir la paz, amar más, servir más, la humildad, etc. No se trata de una correlación directa y mensurable (criterio de eficacia), pero sí del fomento de unas actutudes que derivarán en una vida más conforme a la voluntad de Dios. Si los demás no son los beneficiarios indirectos de mi oración, quizá no sea la mía una verdadera oración.No soy yo el origen y la meta de la oración, sino Dios y los que sufren
- La oración debe ser “contrastada”. En la oración entran en juego muchas dimensiones psicológicas, unas favorables y otras de autoengaño. Por ello, es bueno contrastar de vez en cuando nuestra vida de fe con un tercero, el acompañamiento espiritual. Hay que encontrar la persona que te entienda. La no contrastación puede derivar en un “iluminismo” muy peligroso.

Rezar no significa salir de la Historia
y retirarse en el rincón privado
de la propia felicidad.
(Benedicto XVI. Spe salvi)

¡Comenzamos de nuevo!

Tras el parón veraniego comenzamos de nuevo, con ilusión renovada por ayudar a otros a que entren en contacto consigo mismos y con Dios, por medio de la oración. Parece algo muy básico, pero la realidad es que no solemos dedicarle ni el tiempo y la atención que la Amistad con Dios se merece.

Durante este verano han sido muchos los que nos han visitado y escrito, también a través de twitter y facebook. Así vamos formando poco a poco una comunidad de silencio y oración, dinámica y profunda, abierta al encuentro con los demás, empezando por los más pobres. Porque una verdadera experiencia interna de Dios ("mística") conduce, si es auténtica, al compromiso con el hermano que sufre. Aprender a contemplar para aprender a actuar. Eso es lo que pretendemos con este taller de Oración.

Aunque ya sabes que este blog es sólo un medio de difusión del Taller propiamente dicho. Aquí no colgaremos los contenidos principales de la experiencia, ya que se trata de una experiencia personal de silencio y relajación interior... y para eso sigue siendo imprescindible la presencia en las tandas. Si estás interesado, pregúntanos por correo, para aconsejarte sobre la tanda que mejor te venga. ¡Anímate, verás que el blog es sólo la punta del iceberg! También puedes participar en el blog enviándonos tus sugerencias, opiniones o pensamientos en "comentar entrada" o por e-mail.

Im-presionante

Como dijo aquel "filósofo", Jesulín: en dos palabras "im-presionante". Las JMJ han sdo un testimonio potente de la vitalidad de la Iglesia, de su universalidad y del entusiasmo que suscita el Espíritu Santo en todos... los que se dejan.
Aunque no quería escribir nada durante Agosto, la verdad es que ya he reventado y no me espero al 1 de septiembre. Tengo la sensación de que cada homilía, cada mensaje que nos ha ido dando Benedicto XVI necesita ser asimilado con tiempo, con lectura reflexiva; que irá dando frutos a medio y largo plazo, "tanto cuanto" nosotros acojamos sus palabras en el corazón.

Y también han sido elocuentes sus gestos:
- Comidas cercanas con jóvenes (como Jesús)
- Ponerse cara a cara a los políticos (¡qué pereza, verdad?) sin embargo ahí se juegan las grandes cuestiones morales.
- Participación, por primera vez, en el sacramento de la Reconciliación.
- Cuidado de los novicios.
- Visita y aliento no sólo a las obras sociales, sino a sus beneficiarios como "protagonistas" de la Civilización del Amor (aún en proceso de construcción, alias "el Reino")

Bueno, un sinfín de mensajes que iremos desgranando a lo largo del próximo curso, pero que en formato ultra-reducido ya podéis consultar en nuestro facebook o en twitter.

Hasta septiembre (seguimos en twitter)

Queridos seguidores del blog: también nosotros nos tomamos unas merecidas vacaciones. Seguiremos el 1 de septiembre con ánimo renovado, manteniendo la actual estructura de facilitar oraciones ya preparadas para orar en grupo o solo (solapa "oración de los miércoles") y una reflexión semanal sobre temas relacionados con la oración: ayudas, dificultades, actitudes, etc. así como otros materiales multimedia (solapa "reflexiones y materiales")

Pero no os pongáis así... seguiremos manteniendo un hilo conductor durante todo el verano, más breve a través de twitter. Síguenos en @TallerDeOracion
Iremos colgando una micro-reflexión diaria para interiorizar desde tu lugar de vacaciones. Lo puedes consultar directamente en twitter o desde el lateral de este blog. ¡Buen verano!

¡Sólo queda una semana!

Ya sólo falta poco más de una semana para nuestra tanda de verano del Taller de Oración. Es la más completa. En cuatro días condensamos todos los métodos, orientaciones, comentarios y ayudas para la oración con los que ayudar a otros a hacer su propio camino de oración.
Relacionarse con Dios es algo muy personal, pero existen ayudas objetivas y métodos concretos que facilitan este encuentro. En el Taller de Oración nos apoyamos en el ejemplo de san Ignacio de Loyola y santa Teresa de Jesús, entre otros, porque su legado siguen siendo una gran ayuda para el hombre y la mujer contemporáneos.
No hace falta tener una trayectoria de oración ni una frecuente práctica religiosa para venir al Taller. Sólo hace falta querer buscar algo más, una relación personal con el Señor, un deseo de redescubrir la propia interioridad y silencio.

La entrada será el viernes día 8 de julio de 2011 a las 10:00 h. y terminaremos el lunes 11 a las 20:00 h. Hay diversas posibilidades de alojamiento, comidas o sólo asistir al taller. Infórmate y apúntate llamando al 983.20.20.22 o en el correo taller.oracion.valladolid@gmail.com

"Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor, no endurezcáis vuestro corazón" (Salmo 94) ¡No dudes, Él te está esperando!

Oración: Arraigados y edificados en Cristo

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es un evento organizado por la Iglesia Católica para reunir a los jóvenes de todo el mundo que quieran celebrar unos días de oración, convivencia y solidaridad muy especiales. Las JMJ nacieron en 1984 durante el papado de Juan Pablo II para incentivar la participación juvenil en la Iglesia. A estas alturas seguro que ya estás enterado de que las próximas, tendrá lugar este verano en Madrid del 16 al 21 de agosto.

Quizá estás deseando que lleguen esos días para estar en Madrid con tantos otros jóvenes. Pero también puede que esto de las JMJ te suene muy lejano por tu edad, por tu lugar de residencia o porque tu forma de vivir la fe no encaja con esta forma de celebrarla. Estés en la situación que estés, estamos convencidos de que las Jornadas Mundiales de la Juventud pueden decirle algo a tu vida de fe. Por eso esta vez te proponemos un tiempo de oración que parte de las JMJ pero que te quiere llevar a plantearte cómo estás siendo testigo en tu día a día de esa fe que todos compartimos.

Así pues, ya que habéis recibido al Mesías Jesús como Señor, proceded unidos con él, arraigados y cimentados en él, confirmados en la fe que os enseñaron, derrochando agradecimientos.(Col 2, 6-7)


Descargar Oración: Arraigados y edificados en Cristo

«AnteriorIndice Siguiente»

Apúntate a la próxima tanda

Sí, se acerca el verano. Y conseguirá abrirse paso a través de los agobios y estreses propios del mes de junio... y entonces, cuando de repente todo se detenga, o al menos vuelva al ritmo que nunca debió perder, nos preguntaremos:


¿y qué hago yo este verano?
Nuestra mejor recomendación es que te apuntes a la tanda de julio de nuestro Taller de Oración. Del 8 al 11, inclusive, un retiro largo de fin de semana, un tiempo y un espacio de calidad para descubrir, retomar o profundizar en tu relación con Dios.  Sé que hay ofertas más apetecibles: como la playa o la montaña, pero... ¿realmente son mejor opción, o son incompatibles con dedicar un tiempo imprescindible a dialogar tranquilamente con Aquel que tiene tantas cosas que decirnos de nostros mismos? ¿No buscaremos fuera lo que no somos capaces de encontrar dentro?

Quizá se cumpla la frase de san Agustín que tenemos en la cabecera de este blog, que pasamos demasiado de largo de nosotros mismos, de lo más importante de nosotros mismos, que es esa semilla de trascendencia que llevamos dentro y que, muchas veces, la dejamos marchitar simplemente porque no la atendemos.

Este verano puede ser, sin embargo, una oportunidad privilegiada para cuidar esa parte de nosotros mismos, y, en medio del silencio, la paz y la meditación, descubrir "ese encuentro que da sentido a la vida toda" como dice María de Grado, una amiga que vino al taller hace unos meses.

Te invitamos de todo corazón a esta nueva tanda de julio, la más completa y mejor que te podemos ofrecer. Las fechas, los contenidos y el modo de inscripción lo tienes en el tríptico de la derecha. ¡Anímate, sólo hace falta querer buscar!